sábado, 23 de octubre de 2010

CAPITULO 2: UN AGITADO DESPERTAR

La calle se veía tranquila, el desconocido se decidió por dormir en ella, al fin y al cabo había dormido mucho tiempo a la intemperie y al dormir dentro de una aldea parecía ser una situación mejor, así que anduvo recorriendo el pueblo sigilosamente en busca de un buen lugar donde dormir.

Desconocido: que raro, veo muy pocos legionarios haciendo vigilancia, bueno, investigaré eso mañana; hmm… acá me parece perfecto.

Se recostó sobre unos costales de harina, que estaban al lado de un pequeño edificio, que al parecer era el molino y ahí quedo profundamente dormido. Pocas horas después, se despertó porque sintió algo de frío y se sentía incómodo, aun estaba oscuro y quería seguir durmiendo, entonces como perro en su casa abrió una de las ventanas del molino, entró, busco un rinconcito acogedor y volvió a dormirse.

A la mañana siguiente, una hermosa aldeana que, como todos los días, entraba al molino para trabajar el cereal y elaborar la harina, pero este no sería una mañana normal para ella, pues…

Hermosa aldeana: bien, antes que lleguen los demás voy a empezar a arreglar este desorden, ¿quién habrá salido ultimo? Han dejado las ventanas abiertas.

Al momento, empezó a cantar para ella misma, una canción que decía:

♫♪♫♪ Ella le gusta la gasolina (dame mas gasolina!) ♫♪♫♪
♫♪♫♪ Como le encanta la gasolina (dame mas gasolina!) ♫♪♫♪ 


Lo que despertó a nuestro personaje, quien emitió tremendo bostezo, que advirtió a la muchacha que no se encontraba sola. El desconocido se levantó para saludar a su hermosa anfitriona, cuando:

Desconocido: hola! Buenos di… PoOoww! (le pegaron con el palo de escoba en la cabeza) 
Desconocido: Pero, ¿por qué me golp… Boomm!!! (Le dieron con una pala).

Lo desmayaron y volvió a despertar, esta vez despertó amarrado de las manos en la plaza de reuniones de la aldea, rodeado de 5 legionarios que lo miraban fijamente, como si estuvieran tratando de descifrar algo, y veía como se acercaba hacia él un jinete de buena contextura muscular y elegante porte, quien al bajarse de su caballo, recibió los saludos militares de los legionarios.
Jinete: a ver que tenemos acá, hmm… muchachos ¿quién es este hombre y porque esta así?
Legionario 1: Señor, fue encontrado y capturado por Cecilia, aunque de cariño le decimos “Cessy”, jejejee, en el molino hace una hora, no es de la aldea y nadie lo conoce, hasta ahora no lo hemos interrogado.
Jinete: bien, esa chica es brava ¿no estaría mal reclutarla no?
Soldados: jajajajja…

Jinete: Hola! Mi nombre es Néstor Pentium III (se pronuncia: tercero, no como las computadoras por si acaso) segundo centurión al mando en asuntos militares de esta aldea, dime ¿quién eres y sobretodo que haces acá?

El prisionero no dijo nada, se limitó a mirar a sus captores.

Néstor: parece que tenemos a un mudo acá, o es un espía que prefiere morir por su pueblo, bueno que mis legionarios decidan, a ver muchachos ¿quieren divertirse? ¿Qué le hacemos a este espía?

Y se armó el alboroto:
Legionario 1: lo quemamos en aceite hirviendo!!!
Legionario 5: que muera de hambre!!!
Legionario 2: le sacamos los ojos!!!
Legionario 4: le hacemos ver las repeticiones de los talk shows de Laura Bozzo!!!!
Legionario 3: no seas malo!! No es para tanto.
Legionario 1: jajajaa…
Legionario 5: a la jaula de los leones!!!
Legionario 2: no tenemos leones!!! Imb…cil
.
.
.
.
El desconocido alzó la cabeza y miró a Néstor.

Néstor: ¡Alto! Tienes algo que decirme, “espia”. ¿Vas a confesar o no?
Desconocido: está bien. Mi nombre es… umm… Raczo… umm... Raczo Raven. 
Néstor: ¿estás seguro que ese es tu nombre?
Raczo: si
Néstor: ¿y qué haces aquí Raczo?
Raczo: solo quiero un lugar pacifico en donde quedarme, no soy espía ni nada de eso, no conozco a nadie. No tengo pasado ni nada, no recuerdo nada! 
Y bajó la mirada, pues tenía los ojos llorosos, dejando a todos los legionarios intrigados.
Néstor: ya! Calma. Según tú, no recuerdas nada. Dime que hacías en el molino?
Raczo: Dormía, no pretendía hacerle daño a la muchacha.
Néstor: jajaja… tampoco hubieras podido, esa chica es de temer, jajaja… pero ¿Por qué no te presentaste al llegar a la aldea y buscaste a alguien que te pueda ofrecer un cuarto donde dormir?
Raczo: bueno, si lo pensé, pero los foreros votaron por la opción 1(dormir como un perro callejero) ya me las pagaran!!!
Néstor: 
Néstor: que cooosa???
Raczo: quise decir que, si lo pensé pero estaba muy cansado y no quise molestar a nadie, porque ya era muy tarde. Y pensaba presentarme hoy.
Néstor: bueno, muchachos! Suéltenlo. Puedes quedarte por el momento, pero no podrás salir de la aldea, y mis soldados te estarán vigilando.
Raczo: ok! No hay problema, estoy de acuerdo.
Néstor: y hablaremos luego, haber si “recuerdas” algo más.
Raczo: bueno.
Néstor: Bien, me retiro, como entenderás soy un hombre muy ocupado, aun así me gustaría que hablaremos en la noche. Adiós.

Y todos se fueron a sus puestos, pero siempre echándole un ojo al “nuevo habitante” de la aldea.
Ahora Raczo no sabía qué hacer durante el día. Podía ir a explorar la aldea y familiarizarse con ella y sus habitantes o, podía ir al molino donde la hermosa Cecilia, aunque de cariño le dicen “Cessy”, para disculparse por el susto que le hizo pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada